Julia

Posted in Reseñas, Tlacaélel on April 25th, 2011 at 15:45 by Tlacaélel

El otro día estaba yo muy aburrido esperando a cierta persona en cierta central camionera al norte de la Ciudad de México, cuando se me ocurrió ir a darle una revisada a los libros baratos para ver si se me daba gastar en algo decente, el dinero mal habido que consigo trabajando honradamente.

La ruina del hombre

Normalmente todo se me va en alcohol, juegos de azar y mujeres fáciles.

Compré uno de esos libros de $25 MXN que me llamó mucho la atención en cuanto lo ví: Cuantos de Invierno de Ignacio Manuel Altamirano. En mi juventud, ya había tenido el gusto de leer una de sus novelas (El Zarco cuando estaba en la secundaria), sin embargo es interesante que, aún cuando está enterrado en la Rotonda de los Hombres Ilustres (y no solo por su trabajo literario), no me había decidido en años a comprar otra obra de él. Ahora, tal parece que lo hice en el momento adecuado.

No me gusta arruinar la experiencia de los lectores al desvelar la trama de los libros que me parecen interesantes, sin embargo si quiero hablar en particular (aunque no a detalle) sobre uno de los textos contenidos en el tomo. Hablo, por supuesto, de Julia. En esa narración, la voz del autor se escucha tan sincera que se destapa claramente ante el lector defendiendo su orgullo y su dolor a través de su personaje. Se trata de una historia de desamor como las hay miles, sin embargo la claridad de la redacción y su firmeza al contarnos la historia le dan una calidad única que, a la vez, nos enseña un poco sobre la vida en México hacia mediados de siglo XIX.

Es un libro muy interesante y, en particular, me identifiqué mucho con el autor al leer Julia. Superó al impresionismo y al romanticismo al darme no algo que sentir, sino una descripción sobria y acertada de la perdida de sensibilidad emocional. Mis respetos, ese señor era un gran escritor y ese libro me hizo reír mucho mucho mucho…mucho. Dicho sea de paso, también me hizo darme cuenta que estoy muerto por dentro.

Tags: , ,

Hablando de como me hablan los libros

Posted in Colaboradores, Personal, Tlacaélel on October 4th, 2010 at 23:17 by Tlacaélel

Bueno, ya que he terminado con las películas voy a pasar a los libros.

En un principio no sabía si debía escribir ésto en torno a autores en lugar de libros, pero decidí que lo mejor es mantenerme con el mismo formato y hablar de obras concretas.

La siguiente es una lista de mis 11 obras literarias preferidas. Como en versiones anteriores de éstas listas, creo que debo especificar que el orden con el que las fuí añadiendo no significa que alguna esté sobre ninguna otra.

1. Momo – Michael Ende

Momo es la historia de una huérfana (llamada Momo) que tiene una enorme capacidad para escuchar y ayudar a la gente a resolver sus problemas. Esa capacidad, después se convierte en su mejor arma contra los hombres grises, que le están robando a la gente su tiempo libre. Eventualmente, Momo será la única que podrá regresarle a las personas su tiempo.

La historia la leí cuando era un chamaco. Recuerdo que éste libro estaba entre un montón de obras que nos prestaban para llevarnos a casa y fomentar la lectura cuando iba a la primaria (y como siempre he sido un tipejo raro, yo si me llevaba libros para leer). Por alguna razón, despues de todos éstos años aún lo recuerdo mucho y, éste año, por fin lo compré para volverlo a leer. Me sigue pareciendo fascinante.

2. The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy – Douglas Adams

Sigue las peripecias de Arthur Dent, un inglés que termina viviendo en el espacio despues de que los Vogons destruyen la tierra para construir una carretera espacial (y debido a que ningún terrestre puso una queja en su oficina espacial local, a unos cuantos años luz de la tierra, a pesar de haber anunciado la demolición con mucha anticipación). Por suerte para Arthur, su mejor amigo es Ford Perfect: un extraterrestre que llegó a la Tierra para escribir un articulo sobre ella en la Guía del Autoestopista Galáctico.

Éste libro es altamente irónico, y muy gracioso. Aparentemente es el texto principal de una generación de geeks, porque en todos lados hay referencias a él. Cuando salen programas como babel fish o computadoras llamadas deep thought, sabes que alguien en algún lado está recordando a Douglas Adams. Marvin, el androide paranoide, es bien rifado.

3. Los Tigres de Mompracem – Emilio Salgari

El nombre original es Le Tigri di Mompracem, pero yo la leí en español. La historia trata del pirata malayo Sandokan y sus luchas contra los Daneses y los Ingleses. En uno de sus tantos viajes, intenta robarse la afamada “Perla de Labuan” solo para encontrar que ésta es una mujer tan bella que le apodaban así. Sandokan termina enamorándose de ella y así empiezan todos sus problemas.

Éste libro lo leí cuando estaba en la secundaria. Recuerdo que en ese tiempo estaba leyendo mucha literatura de aventuras. Por esas fechas, de hecho, acababa de leer la Isla del Tesoro y empezaba a descubrir a Julio Verne. Me dejó una ligera afición por éste tipo de lecturas, aunque debo reconocer que literariamente no son tan meritorias (o eso me han dicho). Es como la tele para los que nacieron en el siglo XIX (y sabían leer).

4. Los antigüos mexicanos a través de sus crónicas y sus cantares – Miguel León Portilla

Éste libro es un claro acercamiento a la filosofía Nahuatl. Compila una serie de poemas y cantos que dan muestra de las cosas que los pueblos nahuas precolombinos consideraban importante. Habla de la enseñanza de la historia, de la filosofía, de la creatividad, de la identidad cultural, la poesía y la música.

Yo empecé a leer al Dr. Leon Portilla desde la preparatoria, cuando quise encontrar en una fuente fidedigna el significado de mi nombre (él fue el gran rescatador de Tlacaelel, la figura histórica). A partir de mi primer acercamiento, comencé a buscar y leer algunos de sus textos sobre filosofía Nahuatl que me dejaron bastante sorprendido. En realidad éste es un texto muy básico de divulgación, sin embargo cuando lo leí hace un par de años me hacía regresar y releer cada capítulo, cada cantar, cada concepto. ¿Por qué? Porque me fue muy edificante leerlo. De alguna forma, siento muy mio éste libro.

5. Jane Eyre – Charlotte Brontë

Jane Eyre ha tenido que soportar una constante vida de miseria y tragedias, sin embargo no se rinde y sigue adelante. A lo largo de una historia cargada de determinación, Jane eventualmente encuentra su lugar en el mundo sin renunciar a sus principios ni a su independencia.

Ésta historia no se porque me gusta. Lo único que se es que Jane tiene un sentido de la pasión muy desafiante y magnético. Aunque no estoy de acuerdo con mucho de lo que propone el libro (y me parece que el final es demasiado estéril para un texto tan brillante), no puedo evitar admirar el trabajo narrativo de la autora y, sobre todo, la forma en que logró plasmar su propia personalidad e ideales en el texto. Es casi sartriano.

6. La Isla Misteriosa – Julio Verne

El nombre original es L’ile Mysterieuse y básicamente trata de un grupo de personas que quedan atrapados en una Isla. Ingeniosamente logran encontrar refugio y alimento, sin embargo un montón de cosas extrañas e inexplicables les ocurren en los momentos cuando más necesitan de ayuda (permitiéndoles seguir vivos). Eventualmente, se descubre que el secreto de la Isla está ligado a la existencia de cierto personaje que la utiliza como base.

Soy fan de Julio Verne. He leído muchas de sus obras, pero ésta en particular me pareció un buen representante. Pensé poner Miguel Strogoff, sin embargo en esa obra hay una parte muy particular que ni yo me tomé en serio.

7. El Hombre en el Castillo – Philiph K. Dick

Ésta es especial. Es un mundo alterno donde los nazis ganan la segunda guerra mundial y, junto a los japoneses, conquistan el mundo. La trama se revuelve alrededor de los personajes, que literalmente se comunican con una historia dentro de la historia y hacia afuera.

Me gustó porque la trama es ingeniosa, aunque algo compleja. Es interesante como se desenvuelven ramificaciones involucradas en el tronco principal de la misma, hasta el punto que en realidad puedes ver un panorama político de un mundo inexistente. Me recuerda mucho el ensayo del mismo Philiph Dick “Como crear un universo que no se desmorone dos días despues“, que yo considero que vale la pena leer.

8. Cuentos – Edgar Allan Poe

Hablo, en general, de las antologías de cuentos de Edgar Allan Poe. La mayoría trata temas sombrios y violentos. En algunos retrata sus propios miedos, en otros su orgullo y su propia locura. Me agrada mucho la “Mascara de la Muerte Roja”, como creo que ya lo he mencionado.

9. Cuentos de Amor, Locura y Muerte – Horacio Quiroga

Horacio Quiroga es uno de los máximos exponentes de la literatura sudamericana. Sus cuentos son irónicos, patéticos y muchas veces lídian con los últimos instantes de vida de los protagonistas.

10. Cuentos del día y la noche – Guy de Maupassant

El título original es Contes du Jour et de la Nuit. Es la única antología que he leído como tal de Maupassant, sus demás cuentos (el Horla, Bola de Sebo, el Collar, el Loco, etc.) los he encontrado en antologías de sus antologías de cuentos (así que no sabría cual de éstas me agrada más).

Como ya lo he dicho antes, mis escritores favoritos son tres: Edgar Allan Poe, Horacio Quiroga y Guy de Maupassant. En esos tres casos, son sus cuentos los que terminaron por seducir a mi espíritu. Los tres son muy personales, vuelcan su identidad en su obra. Siento que escribieron lo que fueron, y eso lo admiro. Si, muchos opinarían que solo eran locos…de hecho, los tres tenían enfermedades mentales bastante drásticas. Eso si, si termino por enloquecerme y me doy un tiro, ojalá al menos escriba como ellos.

11. The Martian Chronicles – Ray Bradbury

Aquí, el punto extra viene de la mano de Ray Bradbury. Si algo me agrada de las crónicas marcianas, es la forma en que Ray Bradbury te envuelve en la historia. Sus descripciones detalladas y, más aún, su extraordinaria narrativa expresa una intemporalidad intrínseca en toda su obra; al menos a mi, sus cuentos me transmiten una percepción difusa del tiempo.

No podía dejarlo fuera, es de mis cuentistas preferidos (está apenas debajo de los tres anteriores).

En fin, eso fue todo. Creo que ya cubrí suficiente de mis gustos en éste blog y ya cumplí con al menos tres posts para el mes de Octubre. A ver si alguno de los otros colaboradores se aplica y pone algo.

Tags:

Club de Libros

Posted in Colaboradores, Personal, Tlacaélel on June 21st, 2009 at 15:00 by Tlacaélel

En mi juventud, he sido miembro de al menos un club de lectura. En la licenciatura pensaba unirme al de la escuela, pero siempre se juntaban en horas que no me convenían (cuando yo tenía clase). Ademas no creo que hubiera tantos tantos participantes (a juzgar por la cantidad de personas que estabamos en el taller de literatura). En todo caso, estaba recordando un grupo de lectura al que asistía todos los sábados y que me parecía bastante divertido. De hecho aprendí muchas cosas y conocí muchas obras, principalmente porque era una dinámica algo rara donde no nos poniamos deacuerdo sobre un libro (como tradicionalmente se usa), sino que cada quien leía alguna obra y cuando terminabamos hablabamos de ella para que los demas la conocieran.

Pensando en esto y en como han cambiado los tiempos, el acceso que tenemos tan grande a la información, etc, pienso que sería interesante crear un club de libros con una dinámica algo más tradicional (todos decidimos y leemos el mismo libro) pero a traves de la red. Es decir, una suerte de club de libros virtual. Si, entiendo que se pierde un poco la esencia de juntarse en persona, pero por otro lado es más conveniente en sentido tanto de ahorro (hablo del sucio dinero) como de tiempo. Sería bueno no solo libros, sino multimedia en general. Es decir, que de vez en cuando alguien proponga escuchar un disco de bossa nova, jazz, etc, y conocer tambien otros generos musicales, educar nuestro gusto musical (o desarrollarlo). Esta idea sería extensible a peliculas e incluso exposiciones, museos, etc. Digo, estaría bien…yo me divertiría mucho.

Tags: ,