Bienvenidos, pervertidos despistados

Posted in Tlacaélel on November 22nd, 2011 at 4:50 by Tlacaélel

Una de las ventajas de usar “tecnología Blogger” es que las estadísticas del sitio están disponibles y listas desde siempre (es una herramienta para bloggers serios, que ganan dinero con esta onda y eso). Una sección de los Stats te dice que palabras clave que ayudaron a tus lectores a encontrar tu blog haciendo busquedas en Google. Normalmente se lee para ver que atrae a los lectores y poner más de lo mismo, pero en este caso las palabras y frases clave en la lista son:

1. “fotos de un novio cabron”: No se que quieran decir con esto. ¿Son fotos de un novio muy excelente? ¿Son fotos de un novio muy feo? ¿Son fotos de un novio muy indiferente? ¿Son fotos de un novio cínico que se tira lo que se mueve?

¿Algo como ésto?

Ahora, como solo de uno de los escritores de éste blog cubre de forma estricta el requisito de “novio” (que me conste), propongo que sea él quien ponga su portafolio en linea con al menos cuatro fotos en poses distintas (para cubrir cada uno de los casos anteriores). Nomás que mantenlo elegante, nada de desnudos ni cosas demasiado gays.

2. “vil gay”: Propongo las mismas fotos del mismo sujeto.

3. “videos xxx de jovencitas nerds”: Este va a estar medio rudo, pero se ve claro que es para Lovesan. Va a tener que empezar a atacar en lugares como el Electronic Game Show, la Campus Party o entrar de maistro en alguna carrera de ingeniería. No estoy diciendo que él participe en los videos: los podrá pedir de tarea (de hecho, ahora que lo pienso, Page ya podría). Tambien estoy aceptando colaboraciones de lectoras, por si se ofrece. Estoy interpretandolo de las dos formas: “videos con jovencitas nerds” y “videos propiedad de jovencitas nerds”. Debe haber público para ambos.

4. “chicas guapas mujeres y hombres”: Pues este es confuso. Me imagino que será cuestión de…¿poner rockeros (o coreanos famosos) en drag?.

Roger Taylor en el video de I Want to Break Free si da el gatazo (i.e. si parece)

Atención, por más que quieran, sueñen e imaginen, no voy a usar un vestido para complacer a nadie. Le diría al imbécil que va a poner sus fotos que publique una en drag, pero el hecho es que no pasaría como una “chica guapa mujer y hombre” sino como un “vil gay”.

5. “como llegar al sotano de las golondrinas”: Pues llegar sobrio vale la pena…aunque llegar ebrio atraería no solo espectadores, sino rescatistas (para recuperar el cadaver). Equipate con una bolsa negra, por si las dudas. Una recomendación: en este caso sirven bien las bolsas para basura.

6. “doctorado inutil”: Nunca he estado más deacuerdo.

En fin, tambien me di color de que muchos lectores llegan por Taringa. Desgraciadamente, lo único que les puedo ofrecer son fuentes de stalking: información sobre los colaboradores, etc. Atásquense.

Tags: , , , , ,

De que lado masca la iguana

Posted in Colaboradores, Reflexiones, Tlacaélel on May 25th, 2011 at 1:22 by Tlacaélel

El otro día fuí con Page a un lugar al que no llegamos y terminamos en un cine semi-hipster ahí por Reforma, donde vimos una película de esas dramáticas que se llama “Hijo de Babilonia” (Son of Babylon). Con esto de la ola de calor y el cáncer de piel, pues la verdad yo tenía mucha sed y la película estaba por comenzar. La situación me forzó a comprar una cochina agua que me costó como si la hubiera bendecido el Papa, sin embargo uno termina pagando por comodidad. Es extraordinario lo caro que sale todo en un cine de piojosos (sin ofender a nadie); normalmente cobran como si sus clientes se bañaran. El caso es que ahí estábamos saliendo de una película toda extraña y un tipejo se me acerca de una televisora y me empieza a hacer preguntas raras sobre el clima de violencia. Me preguntó cosas como “¿casi no sales, verdad? ¿por la inseguridad, verdad?”. Pues yo, le dije lo que quería escuchar…”si”. Ni modo de decirle “no, casi no salgo porque soy un nerd clásico, criado en los tiempos cuando ser nerd aún no era cool, por lo cual conservo las tradiciones de mi gente”. Luego me pregunta, “¿y para que vas al cine? ¿para divertirte?”. Ni modo de decir “no señor, vengo para que ver que se siente que me cobren precios exorbitantes por sentarme dos horas en la oscuridad a luchar contra el sueño”. Pues no, le dije “si, si vengo a divertirme”. Sin embargo, el asunto entero me dejó pensando, y la verdad ya no se ni porqué voy al cine. La mayoría de las veces, voy solo a decepcionarme con películas que parecían buenas o a quejarme de las películas demasiado dramáticas (no es lo mío). Hasta hoy, siempre lo mejor me parece ir a ver películas tontas (como esas donde Bruce Willis mata mucha gente de forma extravagante) o, en su defecto, animadas (Kung-fu Panda). Son las que más me satisfacen, por alguna razón.

Algo que heredé de cuando era un chamaco, es la repetición. Según recuerdo, cuando me latía mucho una película no paraba de verla una y otra vez hasta el hartazgo. Me aprendía canciones y diálogos completos. Lo chistoso es que no fui consciente de ello sino hasta que vi a mi prima hacerlo (esa niña es 14 años menor que yo): ella a los 7 años se aprendió los diálogos completos de Shrek 2, dada la cantidad infame de repeticiones que hacía de la película. Su hermana (8 años menor que yo) se aprendió Buscando a Nemo. De hecho, es estúpidamente tonto que yo también me sepa partes de esas películas por proximidad; he sido receptor pasivo del fenómeno al estar presente en un alto porcentaje de dichas representaciones (luego me sorprendo caminando por la calle repitiendo en mi cabeza cosas como “nadaremos, nadaremos, en el mar, el mar, el mar, que hay que hacer nadar nadar…”). Como sea, hace mucho que no hago eso…al menos no con películas.

Hace no tanto no me acuerdo quien me dijo “que chiste tiene ver una cosa una y otra vez…yo veo todo una vez y paso a lo que sigue”. Y es que me parece tan raro darme cuenta que yo soy lo contrario. Existe en mi cierto placer en repetir una y otra vez mi capítulo preferido de mi serie preferida, mi película preferida, mi disco preferido. Es raro, ni siquiera descubres cosas nuevas, solo descubres lo que ya sabías. A pesar de ello, uno no quiere escuchar/ver otra cosa y, pues, no lo haces. Me se diálogos de Los Simpson, Futurama y The IT Crowd, por decir. Hace dos semanas, estuve escuchando tanto Life on Mars de David Bowie que terminé por asociarla a un evento desagradable y, ahora, no quiero volver a escucharla porque me hace sentir mal. Eso no implica que no la recuerde de memoria. Lo mismo pasó con algunas canciones de Blood Sugar Sex Magik de los Red Hot Chilli Peppers.

Ahora ocurre nuevamente, ¡y con un musical! (normalmente no me gustan los musicales…se me hace como gay): Dr. Horrible’s Sing-Along Blog (que está muy chistoso y está completo en el YouTube). De hecho, no puedo sacarme de la cabeza “A man’s gotta do what a man’s gotta do” (insertado debajo). Digan lo que digan los puristas, esa rola rifa un buen.

Chale, cada día soy más pinche raro.

Tags: , ,

No tengo boca y debo gritar

Posted in Colaboradores, Personal, Tlacaélel on February 28th, 2011 at 23:54 by Tlacaélel

Mi adicción al internet ha bajado últimamente, más que nada a causa del fenómeno de las redes sociales. Lo que me desespera y me hace alejarme de la máquina, es no tener el control de lo que hay sobre mi en la red.

Por más que lo he intentado, no he podido ser ciudadano de la internet sin mancharme de redes sociales. No soy miembro de Facebook, Twitter, LinkedIn ni cosas así. Desactivé el Google Buzz a la primera oportunidad que tuve y evito conectarme al Windows Live Messenger; sin embargo, últimamente me he dado cuenta que estoy igual de hundido que todos.

El otro día me enteré de que la cuenta con la que me conecto al mugroso messenger (donde según tengo activadas todas las opciones de privacidad al máximo), guarda un historial de mis estados de messenger y se los notifica a medio mundo aunque yo no esté conectado. ¿Por qué hacen eso? Ademas, por alguna razón aparece que tengo siete “amigos” en la red social de microsoft. Nunca invité a esas personas a ser mis “amigos”. Nunca acepté dichas invitaciones de “amistad”. Entonces, ¿por qué están registrados como mis amigos? Intenté deshacer la “amistad” con esas personas, y no encontré como. Digo, no es que tenga algo contra ellos, pero me patea que se añadan solos. Al día de hoy, no he logrado desactivar las notificaciones. Al contrario, ahora sucede que no puedo ni cambiar mi nickname (a algunas personas les aparece un nombre distinto al que pongo en mi cliente de mensajería). Como odio esa cosa, en verdad.

Lo interesante de esto es que, ese día que me di color de todo, pensé “bueno pues total, nomas me voy a abstener de revelar demasiada información” y me puse mejor a ver el video que Page recomendó. Quise comentar algo en dicho video y me metí a mi cuenta, entré a mi canal de Youtube y, oh sorpresa, también hay un historial de lo que he hecho (que está disponible para que todos lo vean). Me rindo.

La verdad, ya voy a dejar de luchar. A fin de cuentas, haga lo que haga, tal parece que Google y Facebook van a matar a todos los humanos. Yo digo que Google se va a hacer conciente de si mismo y Facebook le va a dar la información necesaria para rastrear y matar blancos humanos en una guerra que involucra viajes en el tiempo. Mi rendición será pasiva: no voy a sacar un Facebook, no es lo mio. Tampoco voy a contectarme más al messenger, me desespera. Ni siquiera voy a activar el Google Buzz, al fin que de todas formas no comparto cosas con nadie. Solo voy a dejar de hablar del tema, me voy a sentar y voy a esperar pacientemente a que me mate un cyborg con una escopeta. Eso, o asfixiarme yo solo con un pedazo de papa mal masticado.

Tags: , ,