Faux Pas

Posted in Personal, Tlacaélel on September 14th, 2011 at 15:13 by Tlacaélel

Como dije antes, ya he tenido varios malos entendidos en Francia a causa de las diferencias culturales. Lo interesante es que el más chistoso (según yo), ni siquiera fue culpa mía. Continúo.

Algo que he notado mucho aquí, es que los franceses aman juntar documentos. No se porqué, pero así es. Yo creo que no existe una palabra en español para describir en toda su extensión el significado de dossier. Para todo me piden un dossier, mil veces firmado por no se cuantas personas, solo para postular mi demanda de cualquier servicio (la postulación no me asegura obtenerlo). Hasta para ir al banco y pedirles que aceptaran mi dinero, tuve que hacer cita con 3 días de anticipo y llevar un dossier que me dió acceso a más papeles para completar el dossier de la renta del apartamento (algo bastante extraño, pues en el banco me pidieron una attestation de domicile y eso no me lo daban hasta que tuviera completos los papeles de renta del apartamento…pero bueno, desgraciadamente no es la primera vez que encuentro loops como esos).

El caso es que para inscribirme al laboratorio donde está el equipo de investigación del cual soy parte, me pedían un dossier firmado por mi director de tesis, por el jefe del laboratorio y por la directora de la escuela doctoral. Despues, el proceso incluía llevar el dossier firmado para formalizar la inscripcion administrativamente. Todo esto se hace en tres edificios distintos de la universidad, y al menos yo no pude hacerlo el mismo día (encima, tambien se necesita cita en el edificio central). El caso es que, como soy extranjero, todos mis documentos debían estar traducidos al francés y lo que pasa con las traducciones es que a veces se pierde un poco el contexto cultural; una parte de los documentos de la maestría, le llamó mucho la atención a todas las personas que tuvieron que revisar mis documentos: « Pour ma race parlera l’esprit ». Si, el lema de la UNAM.

Ahora, el problema era bastante sencillo. Al menos para los mexicanos, la palabra “raza” no conlleva un sentido negativo dado su peso cultural, propiciado en parte debido a la reconstrucción de la identidad mexicana en el proceso postrevolucionario (uno de cuyos pilares fue justo el de la “raza cósmica”). Para los franceses, la palabra « race » es algo que diría Hitler. Hablar de « ma race » aquí, es casi como portar una swastika y usar un bigote estilo Chaplin. Para variar, traigo el look de delincuente (rapado).

A un francés que no sabe nada sobre México (y de hecho creo que debe pasar con nacionales de muchos otros países), se le debe explicar que el Monumento a la Raza no es una suerte de templo neonazi sino uno de los productos de un proceso intelectual que se preguntaba que es “la mexicanidad”, algo que empezó con el siglo XX y culminó con la escritura de obras como “El laberinto de la soledad” de Octavio Paz.

Ahora bien, regresando al tema, la cosa ocurría en un proceso ordenado: alguien pasaba los documentos, se detenían en la última hoja, leían la frase, me volteaban a ver, leían la frase de nuevo y me juzgaban en sus cabezas. A partir de ahí, el tono de la conversación cambiaba. Lo raro es que yo ni sabía que onda. No fue sino hasta que la directora de la escuela doctoral me preguntó “¿y esto que significa?” que sospeché de algo raro. Yo, medio le dije que era la devise de l’Université. Se me quedó viendo como cinco segundos, me volteó a ver, lo volvió a leer y luego nomás dijo “pues a lo mejor se entiende diferente en español” que según yo significa “nah, estás muy moreno para ser neonazi”. Hasta ese momento me cayó el veinte y me di cuenta porqué diablos todos cambiaban su actitud despues de revisar las traducciones. Pero bueno, total, de todas formas ya había rumores de que, el día que tomé protesta para obtener el título de licenciatura, lo que grité no fue “si, ¡protesto!” más Heil, mein Führer.

Tags: , , ,

Code Monkey

Posted in Colaboradores, Personal, Tlacaélel on May 26th, 2011 at 3:28 by Tlacaélel

Son pasadas las tres de la mañana y estoy despierto, escribiendo un módulo en Python que genere archivos RTF a partir de HTML y que acepte UTF-8. Ni vale la pena engañarse: soy un sucio code monkey. Terminé como esclavo de código

Desde que soy coder de tiempo completo, mi vida ha terminado de deshacerse del poco glamour que pudiera haber tenido. La verdad es que, como desarrollador-esclavo, uno empieza a perder noción de todo lo que existe. La existencia se va en esas noches que pasas en vela haciendo debugging, buscando entre decenas de lineas de código una solución para un problema que al final resulta trivial. O la otra, algo que tu amo dice “seguro sale rápido” te lleva dos semanas de darle con todo lo que tienes, solo para que el día de la fecha de entrega te encuentres con un “está bien, pero quisiera que…”, lo que normalmente se traduce en “hacen falta otras mil lineas para hacerme momentáneamente feliz”. Eventualmente, cuando los 60 archivos fuente que tienes ya pasan de las 1000 lineas, a alguien se le ocurre la idea “vamos a migrarlo todo sin perder funcionalidad” y ¿qué crees? Solo 10% de tu código es reutilizable (lo estoy viviendo). Lo demás, son puros parches que ni sabes bien que hacen.

De hecho, llega un punto en todo proyecto donde ya es más fácil nomas seguir parchando el código antes que intentar entenderlo. A veces uno ya hasta piensa con cinismo, “pues ya ni modo, será problema del pobre diablo que me sustituya cuando me largue…pa’ que se divierta el mugroso”. Incluso, escribes con gusto esos comentarios que sabes que van a generar una mentada de madre (bien ganada) en la mente de tu sucesor. Yo he visto (y escrito): “/* desde aquí, pegué cosas de internet */”, “/*esta feo, arreglar después*/”, “/*no jala bien*/”, “/*si entra aquí, va a fallar*/” y el buen “/*ni se que está pasando, pero funciona*/”. En realidad, lo que esos comentarios quieren decir es “todo se va a ir al carajo si mueves algo aquí”. Lo chistoso es que si lo estas leyendo es porque tienes que mover algo ahí.

Y, a pesar de todo, no es tan malo. Como se dice en la calle: mitad artista, mitad simio, todo código.

coder-musician-matrix

Si, tiene sus desventajas, pero debo decir que uno aprende mucho de los demás monos (aprendes más de lo esperado sobre tipos de cerveza, por alguna razón) y el trabajo no es aburrido. Es frustrante a veces, más no aburrido. Ademas, el amo ya no me pega tanto. De hecho, algo que he descubierto con la práctica es que está bien si te estas haciendo imbécil un rato o si te vas a tu casa a dormir a las 12:00 del día. Incluso, está chido si llegas ebrio o indispuesto. A nadie le importa mientras hayas hecho tus commits a tiempo y la porquería no se caiga mientras estás dormido, leyendo comics o vomitando en el baño. Uno aprende a conservar el frágil equilibrio que se debe mantener para tener un trabajo como éste.

Es interesante como todo eso genera una cultura alrededor. Por ejemplo, en nuestro hábitat la comida para esclavo son los dulces. De hecho, todos esperan que comas dulces. Y si se hace, comemos mucha porquería en horas de trabajo…lo malo, es que todo el día son horas de trabajo. También, me doy cuenta de que cada mañana (tarde y noche) tomo más y más cafeína (antes pensaba que no era posible, pero estaba equivocado). Las presentaciones de dicha sustancia son tan variadas que uno no se aburre de consumirla hasta hartarse, todos y cada uno de los cochinos días de la vida.

Me cae que ahora si me estoy esforzando por morirme joven.

Pero bueno, ya saqué mucha idiotez. Debo dormir. Les dejo la famosa canción “Code Monkey”, dedicada a nosotros los peones de la cadena productiva en el desarrollo de software.

Ya, yo creo que de mi parte este es el último post del mes. Ya estoy pasándome de imbécil.

Ver letra »

Code Monkey

Code Monkey get up get coffee
Code Monkey go to job
Code Monkey have boring meeting
with boring manager Rob
Rob say Code Monkey very diligent
but his output stink
his code not functional or elegant
what do Code Monkey think
Code Monkey think maybe manager want to write goddamn login page himself
Code Monkey not say it out loud
Code Monkey not crazy just proud

Code Monkey like Fritos
Code Monkey like Tab and Mountain Dew
Code Monkey very simple man
with big warm fuzzy secret heart
Code Monkey like you
Code Monkey like you

Code Monkey hang around at front desk
tell you sweater look nice
Code Monkey offer buy you soda
bring you cup bring you ice
you say no thank you for the soda cause
soda make you fat
anyway you busy with the telephone
no time for chat

Code Monkey have long walk back to cubicle
he sit down pretend to work
Code Monkey not thinking so straight
Code Monkey not feeling so great

Code Monkey like Fritos
Code Monkey like Tab and Mountain Dew
Code Monkey very simple man
with big warm fuzzy secret heart
Code Monkey like you
Code Monkey like you a lot

Code Monkey have every reason
to get out this place
Code Monkey just keep on working
to see your soft pretty face
Much rather wake up eat a coffee cake
Take bath, take nap
This job fulfilling in creative way
such a load of crap
Code Monkey think someday he have everything even pretty girl like you
Code Monkey just waiting for now
Code Monkey say someday, somehow

Code Monkey like Fritos
Code Monkey like Tab and Mountain Dew
Code Monkey very simple man
with big warm fuzzy secret heart
Code Monkey like you
Code Monkey like you

Tags: , , ,

XXX…

Posted in Personal, Tlacaélel on May 20th, 2011 at 12:34 by Tlacaélel

Por XYZ razones, estoy trabajando con un grupo de desarrollo extranjero sobre un software que funciona sobre el CMS que a últimas fechas me da de comer. Justo ayer, un amigo mio estuvo preguntándome sobre los dominios “.xxx” (orientados a las empresas que producen pornografía), si es oficial su existencia, si son comercializables o si ya existen páginas activas (si, si y no). Como nunca se nos ocurrió empezar buscando directamente en la compañía que los maneja, dije “pues ya vamos a buscar lo más cabrón que podamos a ver si se abre una porno”. Yo traté con “www.porno.xxx”, “www.sex.xxx”, “www.midgets.xxx” y un par de cosas como esa. Después de una búsqueda infructuosa, finalmente entramos a la página de la empresa que los registra y saciamos nuestras dudas (aunque no supe si ese tipo se haya decidido a pre-registrar alguno). El caso es que, hoy en la mañana estaba configurando una instancia local del servidor que ellos tienen (con una copia de la base de datos enorme de artículos que manejan) y vimos que había unos problemas con la configuración. Entonces, el jefe de ellos me dice “entra a este sitio y saca el script para configurar la base”, y se queda junto a mi para dictarme la dirección. En ese momento, al teclear “www”, la barra del navegador mostró el jodido historial de búsquedas encabezado por “www.sex.xxx”…

Por más que me hice bien idiota, como si no pasara nada, no pude evitar dejar de recibir su mirada juiciosa sobre mi persona.

En fin, ya borre el cache del navegador. Demasiado tarde.

Tags: , ,