Otra de esas historias con “h” (minúscula)

Posted in Personal, Reflexiones, Tlacaélel on February 12th, 2012 at 11:18 by Tlacaélel

Esta semana conocí a un alumno de doctorado cuyo país de origen es Etiopía. Nos llevamos bien, puesto que es una persona muy amable y le gusta mucho la ciencia de la computación. Lo interesante, es que me contó una historia que no conocía sobre la relación entre México y su país. En Adís Abeba existe una plaza llamada “Plaza Mexico”, nombrada así como agradecimiento al gobierno mexicano por ser la única nación que protestó ante la invasión italiana del país africano durante el fascismo. Según leí en la red, donde ahora está la estación del metro “Etiopía” en el DF, antes había una glorieta que nos había sido donada por ese país por el mismo motivo.

Es curioso, el México cardenista tenía una voz más pequeña que el México contemporaneo. Era prácticamente inaudible. Sin embargo, hablaba con más convicción y con mas firmeza de lo que habla ahora. En 70 años hemos ganado suficiente fuerza, suficiente tamaño para lograr que todos escuchen. El problema, es que pareciera que hubieramos perdido la voz.

Él me dijo que iba a aprender una palabra de español al día. Yo haré lo propio y aprenderé una palabra de amhárico al día. Bueno, aunque con esta memoria que tengo no se cuanto amhárico aprenda jajaja.

Tags: , , ,

Vinos y Quesos

Posted in Personal, Tlacaélel on December 9th, 2011 at 4:14 by Tlacaélel

Como es no tan bien sabido por todos, aquí en Francia les gusta merendar al medio día. Lo que he visto es que la mayoría de las personas hacen una pausa de 11:30 a 13:30 donde la gente sale a comer, reiniciando sus actividades à l’après-midi. En mi calidad de latinoamericano, yo no llego aún a acostumbrarme a ese ritmo de comidas. Normalmente, 11:30 se me hace muy temprano para comer y pues la verdad no se hace hambre. Cuando estaba más chavo, pues si, cualquier hora era buena para engullir una bolsa de churrumais/cheetos/cacahuates y lavarla con medio litro de clon de coca cola (o, últimadamente, cualquier líquido prodiabetes). Pero ahora, a veces hacer esa pausa sin hambre afecta al trabajo (regresa uno incómodo, arrepentido de haber interrumpido el trabajo, arrepentido de haber gastado dinero sin tener verdaderamente hambre, arrepentido de haber nacido, etc.).

Scumbag Brain

Pero bueno, lo que no puede faltar a esa hora (ni a ninguna otra) es un café, y esa es la mejor hora para ir a la sala de café del Instituto (puesto que la mayoría de las personas han salido a comer). En esas andaba cuando me topé con otro extranjero, y empezamos a hablar. Comentaba él algo sobre su investigación, cuando de repente comenzó a bajar la voz hasta que se quedó callado, mirando a lontananza. Su dialogo fué el siguiente:
“Pues me recomendó mi asesor leer otros tres artículos sobre el tema para empezar a presentarlo má s f o r m a l m e n t … ¿te has dado cuenta que las francesas están bien buenas?”.
Volteé para percatarme de que me faltó discreción (o me sobró cinísmo), pues lo que él veía era a un grupo de chicas que venían de entrar a la sala. Luego el tipo completó “me dijeron que aquí en francia lo que había que probar era mujeres, vinos y quesos”. Cuando en los dos segundos siguientes todo conectó en mi cerebro, no aguanté y me empecé a carcajear.

El hecho es que fue tan, tan, tan chistoso (e inesperado), que todavía no he acabado de reirme.

Tags: , , ,

La lengua hace la diferencia

Posted in Personal, Reflexiones, Tlacaélel on December 2nd, 2011 at 7:55 by Tlacaélel

Cuando recién llegué a Francia, la persona que me recibió en el Instituto me habló un poco sobre la vida en Toulouse. Algo que me llamó mucho la atención, fue la relación de los habitantes con la Lenga d’oc (es interesante, las calles en el centro de la ciudad están nombradas en francés y occitano). Como sea, la conversación giró hacia el castellano rápidamente puesto que no me sentía nada à l’aise con el francés. Esta persona me dijo “vas a encontrar mucha gente hablando castellano por aquí para cuando quieras descansar del francés”. Esa frase, ha probado ser cierta a medias (la mayoría del tiempo, he encontrado que no es posible usar que francés).

Si he escuchado “mucho” español. Incluso he escuchado mexicano. De hecho, la primera vez que escuche español en la calle fue una mexicanada. Iba regresando a casa de no se donde en el centro, un viernes, como a las 11:00pm. Había algo de gente y la verdad no llevaba prisa. Iba caminando tranquilo y sin querer escuché una conversación de unas chavas que identifiqué como mexicanas. Iban hablando de una tercera y su relación con un varón, según parece, puesto que sus palabras fueron las siguientes: “yo le dije ‘mejor ya cortalo…si quieres nomas cógetelo y ya lo abandonas’”. Yo voltée hacia ambos lados para ver si no estaba caminando sobre Reforma o algo así, porque hasta el mismo tono fresón de esos rumbos tenía. Con suficiente entrenamiento, igual y podría identificar la colonia donde anida esa persona.

También uno escucha mucho inglés, pero no tanto como esperaba. Por ejemplo, el jueves del Thanksgiving escuché “mucho” inglés: se podía identificar a los americanos gritando a kilómetros (conmemorando su celebración, por supuesto) jaja. Lo mismo pasa con el Aleman, Chino o Japonés. El otro día conocí a un tipo argelino y pues las opciones que tiene son Árabe, Cabilio y Francés (en ese orden). En esas situaciones, pues es francés fracturado para todos, por ejemplo. La cosa es que aquí, en la mayoría de los casos, he notado que la lengua comodín es la francesa. Eso es interesante, en México yo tenía la idea de que la lengua comodín era siempre el inglés (por ejemplo). Aquí, no siempre.

Todo eso me recuerda algo que me preguntó Page hace poco, si con la chava francesa que luego salgo hablo en inglés. Solo intentamos una vez, el día que la conocí, y a los 6 segundos nos dimos cuenta que era una pésima idea (no entendí nada de lo que quiso decirme). Desde entonces, ella habla en francés y yo respondo en algo que se parece mucho (”francespañol balbuceado”). Pero bueno, como se dice en mi pueblo: “a la tierra que fueres, has lo que vieres”.

Tags: , , , ,