Gatitos, perritos y dulces

Posted in Personal, Tlacaélel on September 26th, 2011 at 16:08 by Tlacaélel

Hace rato, me acordé de algo que pasó en el avion cuando venía a Francia y que no había escrito.

La primera persona que conocí en mi viaje, fue una señora mexicana de ascendencia española que le toco sentarse junto a mí. A mi no se me conoce por ser una persona amigable (ya he comentado aquí como la gente habla sobre mi aparente carencia de “alma” y/o “sentimientos”), por esa razón la verdad me sorprendió que la señora empezara a hablarme de la nada. De repente se arrancó preguntándome cosas y empezó a contarme de su vida, sus viajes y toda la onda. Fue tan repentino que lo primero que vino a mi mente es “no puede ser, no tiene ni media hora que me subí al avion y parece que ya hay alguien que va a abusar de mi”. Y es que así por puro aburrimiento me empezó a preguntar cosas, luego siguio por contarme donde vivía ella en México, sobre su familia en España, sobre su camioneta sin ventanas llena de perritos, gatitos y dulces que me invitaba a visitar llegando (y sin compromisos).

En algún momento me preguntó si estaba suficientemente sano
como para donar organos, nomas por hacer plática.

Lo sentí como en la película de Bob Esponja, cuando les dicen a Bob y a Patricio que no van a durar 10 segundos saliendo de fondo de bikini y se ponen contentos porque duran 12 (de inmediato son asaltados). Dejando de lado el hecho de que esa referencia probablemente ha bajado puntos a mi IQ, la cosa es que si se me estaba haciendo raro. No quería ni quedarme dormido, por pura precaución (fuera a ser que amaneciera todo mordisqueado o algo, y no precisamente por cachorros). Como sea, eventualmente me quedé dormido y, como no me pasó nada, pues le seguí la plática a la señora hasta que se reveló el misterio: me empezó a hablar por que me vió muy…Arturo.

Explico. Lo que eventualmente me dijo es “desde que te subiste te veo muy serio, por eso te empecé a hablar para te abras un poco” (reitero que no hubo insinuaciones de ningún tipo). Lo que quiso decirme, en palabras que Arturo entiende, es “metí mi cuchara porque la neta no vas a durar, mi chavo”. Despues me dijo algo como “la primera vez que fuí a España era yo joven e igual de seria que tú, pero aprendí a abrirme y disfrutar la vida y ahora que ya tengo nietos puedo decirles de todos los paises que he visitado y todo lo que he aprendido…bla bla bla”. Nuevamente, traduciendo a lenguaje Arturo “a ver hijo zorra, o vas dispuesto a todo o mejor te regresas en el siguiente vuelo a México…además, a mi edad he tenido más novias que tú”.

Ahora, ¿por qué la señora me estuvo diciendo cosas como esa todo el cámino? Probablemente porque viajaba sola y estaba aburrida (y pues a lo mejor si quisiera abusar de mí). La verdad no importa tanto y no se si ese suceso fortuito haya cambiado algo en mi forma de pensar (de por si, llevo un tiempo atravesando cambios en mi personalidad por mi cuenta). Lo que si se es que desde que llegué he optado por no rechazar ninguna invitación que me hacen a ningún lado (excluyendo camionetas retacadas de cachorros). Llegando, el segundo día que estuve en Toulouse, me invitaron a jugar junto a río, conocí personas interesantes, tomé téquila (en México no tomaba) y, sorprendentemente, me dieron una mini-clase de baile…salsa para ser preciso. Ese día regresé a casa a las 2:30 am. Y la verdad no es gran cosa, pero hace tres meses no lo hubiera creido.

Eso si, aún falta mucho por avanzar y hay trabajo que hacer (afortunadamente). Ya veremos que pasa en estos años. En fin, para terminar pongo una foto que tome y que me gustó como salió.

La Garonne, noche

Tags: , , , ,

Faux Pas

Posted in Personal, Tlacaélel on September 14th, 2011 at 15:13 by Tlacaélel

Como dije antes, ya he tenido varios malos entendidos en Francia a causa de las diferencias culturales. Lo interesante es que el más chistoso (según yo), ni siquiera fue culpa mía. Continúo.

Algo que he notado mucho aquí, es que los franceses aman juntar documentos. No se porqué, pero así es. Yo creo que no existe una palabra en español para describir en toda su extensión el significado de dossier. Para todo me piden un dossier, mil veces firmado por no se cuantas personas, solo para postular mi demanda de cualquier servicio (la postulación no me asegura obtenerlo). Hasta para ir al banco y pedirles que aceptaran mi dinero, tuve que hacer cita con 3 días de anticipo y llevar un dossier que me dió acceso a más papeles para completar el dossier de la renta del apartamento (algo bastante extraño, pues en el banco me pidieron una attestation de domicile y eso no me lo daban hasta que tuviera completos los papeles de renta del apartamento…pero bueno, desgraciadamente no es la primera vez que encuentro loops como esos).

El caso es que para inscribirme al laboratorio donde está el equipo de investigación del cual soy parte, me pedían un dossier firmado por mi director de tesis, por el jefe del laboratorio y por la directora de la escuela doctoral. Despues, el proceso incluía llevar el dossier firmado para formalizar la inscripcion administrativamente. Todo esto se hace en tres edificios distintos de la universidad, y al menos yo no pude hacerlo el mismo día (encima, tambien se necesita cita en el edificio central). El caso es que, como soy extranjero, todos mis documentos debían estar traducidos al francés y lo que pasa con las traducciones es que a veces se pierde un poco el contexto cultural; una parte de los documentos de la maestría, le llamó mucho la atención a todas las personas que tuvieron que revisar mis documentos: « Pour ma race parlera l’esprit ». Si, el lema de la UNAM.

Ahora, el problema era bastante sencillo. Al menos para los mexicanos, la palabra “raza” no conlleva un sentido negativo dado su peso cultural, propiciado en parte debido a la reconstrucción de la identidad mexicana en el proceso postrevolucionario (uno de cuyos pilares fue justo el de la “raza cósmica”). Para los franceses, la palabra « race » es algo que diría Hitler. Hablar de « ma race » aquí, es casi como portar una swastika y usar un bigote estilo Chaplin. Para variar, traigo el look de delincuente (rapado).

A un francés que no sabe nada sobre México (y de hecho creo que debe pasar con nacionales de muchos otros países), se le debe explicar que el Monumento a la Raza no es una suerte de templo neonazi sino uno de los productos de un proceso intelectual que se preguntaba que es “la mexicanidad”, algo que empezó con el siglo XX y culminó con la escritura de obras como “El laberinto de la soledad” de Octavio Paz.

Ahora bien, regresando al tema, la cosa ocurría en un proceso ordenado: alguien pasaba los documentos, se detenían en la última hoja, leían la frase, me volteaban a ver, leían la frase de nuevo y me juzgaban en sus cabezas. A partir de ahí, el tono de la conversación cambiaba. Lo raro es que yo ni sabía que onda. No fue sino hasta que la directora de la escuela doctoral me preguntó “¿y esto que significa?” que sospeché de algo raro. Yo, medio le dije que era la devise de l’Université. Se me quedó viendo como cinco segundos, me volteó a ver, lo volvió a leer y luego nomás dijo “pues a lo mejor se entiende diferente en español” que según yo significa “nah, estás muy moreno para ser neonazi”. Hasta ese momento me cayó el veinte y me di cuenta porqué diablos todos cambiaban su actitud despues de revisar las traducciones. Pero bueno, total, de todas formas ya había rumores de que, el día que tomé protesta para obtener el título de licenciatura, lo que grité no fue “si, ¡protesto!” más Heil, mein Führer.

Tags: , , ,

El doctorado es dificil y da mucho sueño…

Posted in Personal, Tlacaélel on September 8th, 2011 at 18:45 by Tlacaélel

En estos pocos días que he estado en el doctorado, lo único que puedo decir a ciencia cierta es:

1. Aún no tengo mi credencial de estudiante
2. Aún no tengo mis papeles migratorios en regla (casi, pero falta algo importante para que no me deporten en Noviembre).
3. Tengo sueño.

Curiosamente, no tengo sed ni hambre. Eso es una sorpresa hasta para mí, sobre todo despues de pagar chorrocientos euros en cosas que no son comida pero que necesito para vivir como el internet (no, no es cierto) o, más bien, el mugroso deposito de la renta, que fue lo que me pego duro al juntarse con la renta. A si, y aún me falta la seguridad social (que va a pegarle a mi cuenta en pesos si no quiero dejar de comer tambien los Martes).

Coooomo sea, esto del doctorado es dificil. Uno escucha un buen de tiempo a un monton de personas a las que no les entiende uno ni madres, pero que se supone deberías seguirles bien el paso pues tu tema de investigación está relacionado con el de ellos…está de más decir que lo que he estado haciendo desde que llegué, es leer tesis y artículos del laboratorio para no sentirme como el imbécil del grupo. Ya se verá si lo soy. Lo importante es que al menos no tengo tiempo para estar pensando idioteces (que no contribuyan a mi investigación o supervivencia, por supuesto).

Me recuerda mucho a lo que dice Lisa en el capítulo de los Simpson donde la escuela es separada en clases para niños y para niñas:

“¡Oh, Dios, me equivoqué!…¡Y cuando me corrigieron, aprendí!…¡Y a nadie le importan mis sentimientos!”

Mmm, creo que tambien quedaría:

“Pero ahora veo que su mundo es más cruel y sádico de lo que nunca imaginé.”

Así es, sin embargo estoy bastante contento y aún no extraño nada ni a nadie. Eso si, voy a tener que trabajar hasta que me sangren los ojos…

Pero bueno, como a nadie le interesa saber nada sino los detalles específicos de las metidas de pata que uno tiene al ser extranjero en una cultura extraña, pues eso es lo que empezaré a publicar desde el siguiente post (ya hay algunos, no puedo decir que no, aunque nada demasiado chistoso). Como dije, ya se verá que onda.

Saludos.

Tags: , ,