En cualquier momento

Posted in Colaboradores, Reseñas, Tlacaélel on March 5th, 2011 at 23:30 by Tlacaélel

Desde el otro día, If me había recomendado la película Somewhere in Time. Curiosamente hoy que me quedé solo en casa, encontré el DVD por azar y decidí darle la oportunidad para olvidarme de mi paranoia nocturna suicida/homicida.

Antes de continuar, debo señalar que los eventos en el filme toman lugar antes de la invención del condensador de flujo.

En si la película trata de un tipo que, con pura fuerza de voluntad, regresa al pasado para encontrar a la mujer que ama. Como todos saben en realidad es un reencuentro, dado que ya la encontró en el pasado y eso ocasiona que quiera encontrarla por primera vez.

Debo darle crédito al personaje que interpreta Christopher Reeves por hacer que una actriz famosa (interpretada por Jane Seymour) lo amara por el resto de su vida (de ella) con solo conocerlo dos días. Dos días. Más impresionante aún, en esos dos días viajo en el tiempo, corrió, sudo como un puerco, se ensució de tierra y lodo, amaneció en un corral y evitó tomar un baño o cambiarse de ropa. Aún con todo eso, lo logró. Es un héroe.

En esta ocasión, voy a poner información adicional que puede afectar la experiencia del expectador (a.k.a. spoiler).

Mostrar »

En si la película es interesante y llega a un punto donde te engancha. La cosa es que uno no puede mas que admirar los esfuerzos sobrehumanos (literalmente) del protagonista por satisfacer su obsesión maníaca con una persona muerta que apenas conoce. Si, acepto que tiene sus fallas, pero mientras veía la película, cuando ésta llegó al climax donde la tipa le confiesa su amor a Christopher Reeves frente al público, la cara de “como lo sospechaba…ya es mía” que él puso me obligó a aplaudir y ovacionar a pesar de estar yo solo.

Finalmente para darle el golpe maestro, ya que el cuento estaba a punto de terminar más rosa que gris, el imbécil se las arregla para abandonar a su vieja y regresar a su tiempo a morirse solo, reprochándose su descuido. En ese instante, cuando me percaté de que lo iban a regresar por idiota, tuve que gritar “¡Noooooooooooo!”. Se sintió como cuando Charlton Heston encuentra la estatua de la libertad en el planeta de los simios: ¡MANIATICOS! ¡LO ECHARON A PERDER! ¡OH, MALDITOS SEAN! ¡MALDITOS SEAN TODOS! (YOU MANIACS! YOU BLEW IT UP! OH, DAMN YOU! GODDAMN YOU ALL TO HELL!). Así de loco te engancha esa película.

Como dicen, valió la pena. No me arrepiento de nada.

La música es excelente.

Rating: ★★★½☆

Tags: , , ,

¡Ayuda!

Posted in Personal, Tlacaélel on March 5th, 2011 at 3:48 by Tlacaélel

Con motivo de cierto suceso, hablaba por teléfono con una persona que me estaba diciendo lo raro que soy. Aparentemente, mi falta de interés por las redes sociales y (en ocasiones) por el contacto humano, me hace “raro” a ojos de los otros simios (con eso de que las demás especies de primates son muy sociales y eso). La cosa es que llegó un punto donde dicha persona me dijo algo como “eres todo callado, hermético…te me haces como Dexter, un día nos vas a acabar matando a todos”. Yo, pregunté “¿según tú me parezco al Dexter asesino o al del laboratorio?” cuando a una voz conocida dentro de la casa (la querida hermana) se le ocurre gritar: “pues no creo que sea el asesino, él tiene amigos y novia”. Como soy bien listo, le contesté “¡ja!, si tengo amigos…pocos, pero tengo”. ¿Y de que diablos me reía?

Como sea, algo me dice que en mi casa ya no recibo el mismo amor que antaño. Bueno, no era amor, más bien recibía respeto. Bueno no había tanto respeto, pero al menos no había ataques tan directos a mi autoestima. Bueno, si los había, pero también había comida en mi plato…¡y no me cobraban por vivir ahí!

Tags:

Solo estoy durmiendo

Posted in Colaboradores, Personal, Tlacaélel on March 2nd, 2011 at 1:11 by Tlacaélel

Últimamente he notado que me da mucho sueño y me voy a dormir relativamente temprano. Incluso hay días que llego a dormir mis siete horas de ley. Lo interesante de ésto, es que cuando duermo “bien” recuerdo algo de lo que soñé mientras dormía…y son sueños todos locos.

Solo esta semana, por ejemplo, soñe que estaba en una suerte de cueva donde mi hermana me obligaba a firmar un pacto con el diablo en el cual yo no ganaba nada. Ni se que ganó ella, pero estoy seguro de que me vendió por algo muy barato. Después, en algún punto, recuerdo que me puse a bailar un vals con un esqueleto. Pero es bien chistoso, porque me acuerdo que el esqueleto me sonreía (sin malicia) pero no me decía nada. Lo más raro es que yo traía puesta ropa elegante y el esqueleto ni ropa usaba. Después, no se como diablos llegué a un barco (aún vestido todo elegante) y, de puro idiota, me caí al agua en medio del océano. Recuerdo que empecé a nadar hacía donde fuera, pero no veía tierra por ningún lado. Ademas, los peces me intentaban morder y sentía como me jalaban hacia abajo. En algún punto, por alguna razón, me entró el miedo de que un pecesote me fuera a arrancar un cacho entero y que me despierto. Estoy bien pinche loco.

Otro sueño raro que tuve de hace más tiempo, pero todavía del mes pasado, es uno donde estaba yo muy contento, la la la, sentado sobre una piedra comiendo unos dulces redondos de colores muy vivos. Lo extraño era que esos dulces se comportaban como insectos. En algún punto se me cayeron y se metieron debajo de la piedra. En una afán infantil de seguir consumiendo pequeñas criaturas coloridas, perseguí a los bastardos escurridizos hasta su escondite: levanté la piedra y, oh sorpresa, por alguna razón se habían quedado todos negros. Me dieron tanto horror que me desperté.

Esos sueños son interesantes, no como los sueños aburridos donde vuelas o te caes de no se donde.

Tags: ,