El Problema del Contacto Indirecto

Posted in Colaboradores, Personal, Tlacaélel on February 18th, 2009 at 22:55 by Tlacaélel

Venía hoy pensando en una estupidez, como siempre, y como ya hacía falta un post de estupideces pues ahí va.

Es bien sabido que cuando un hombre está solo y es seriamente antisocial (como yo), pasan cosas tristes…básicamente empieza uno a leer comics (o a bajar cosas no-porno de internet). Estar expuesto a la cultura del comic (de cualquier región del mundo) siempre lo deja a uno asombrado por la capacidad de algunos dibujantes de atender a los detalles y crear un producto que puede, literalmente, chupar tu vida (y mucho, mucho de tu dinero). Sin embargo, también existen las situaciones en las que uno se asombra pero por las ideas aberrantes que se presentan en alguna parte de una historia o de un dibujo, al punto que terminas preguntandote “¿a que idiota se le ocurrió esto?”.

Llevo ya un par de años leyendo mangas (maldito sea el imbécil que me introdujo a ese mundo), es decir comics japoneses, y con el tiempo uno nota que los nipones tienen cierta tendencia a exagerar algunas de las características de los personajes o que establecen patrones de conducta recurrentes que no son tan congruentes con la realidad (tanto la nuestra, como la de ellos). Por ejemplo, es bien sabido que la mayoría de los japoneses son bajos de estatura pero existe una infinidad (por asi decirlo) de mangas donde los protagonistas más bien parecen garrochas que hablan y viven como humanos (por decir, Slam Dunk). Tambien, es bien sabido que los japoneses no se caracterizan por tener los ojos muy grandes (o muy abiertos), sin embargo eso no evita que en los mangas tanto hombres como mujeres tengan ojos enormes que les cubren media cara (y que chorrean litros y litros de lágrimas, como los míos). Ni que decir del fan service tan irreal que a veces raya en lo grotesco. Es casi como leer con poca luz (o mirar a una novia muy fea), tienes que esperar a que se adapten tus ojos antes de empezar. Como sea, una de esas peculiaridades que se repiten una y otra vez a lo largo de muchas de las series que he leído y/o visto es el “beso indirecto” (supongo que por causa del tabú que representa el beso en la sociedad japonesa).

El “beso indirecto”, como lo usan en los mangas, ocurre cuando un simio está con la chava que le late y, por ejemplo, ella se lleva su botella de agua a la boca. Posteriormente, la chava le cede la botella al mono para que tambien beba, a lo cual el susodicho piensa “¡me está dando un beso indirecto!”. Esa botella puede ser intercambiada por cualquier objeto, una servilleta, una lata, un cigarro, lo que sea, el caso es que los labios de ambos tocan el objeto. La primera vez que vi eso, tuve que decir (con toda mi galanura y educación) “¡no mames!”. Y es que eso es una reverenda estupidez, por favor…¡le está dando su botella de agua, no metiéndole la lengua al hocico! El simple concepto es la peor idea que se haya inventado desde que Polo Polo empezó a cobrar por escucharlo decir pendejadas.

Al generalizar la idea del “beso indirecto” a toda la piel y no solo a los labios, tenemos el génesis de una infinidad de situaciones embarazosas que en otro contexto serían bastante inocentes. Por ejemplo, digamos que un día no traes papel para limpiarte la nariz y le pides a tu amigo. Ten en cuenta que tu amigo tocó el papel con su mano, entonces al limpiarte te está “tocando indirectamente” la nariz (o tú le estás tocando y oliendo la mano mientras se la llenas “indirectamente” de mocos). Ahora bien, digamos que no era la nariz, sino que querías ir al baño…cuidado porque entonces tu amigo te está “tocando indirectamente” el trasero (o metiendote el dedo por quien sabe donde). Ya no digamos papel, que tal si saludas de mano a tu amigo y despues él va a orinar…pues ya le echaste la mano “indirectamente”. Y no es que quiera darle ideas a los pervertidos (que saluden a X o Y y despues vayan a hacerse algo “indirectamente”), nomas quiero dejar en claro el porqué pienso que es una pésima idea. En ese mundo, ha de ser pecado lavar tu ropa interior a mano. Ya quiero ver a los católicos confesandose “padre, estuve tocandome ‘indirectamente’ mientras lavaba mi ropa…tambien le agarre las nachas ‘indirectamente’ a todos mis parientes al limpiar las sillas de mi casa”. Ahí lavar ajeno es como dedicarse “indirectamente” a la prostitución.

Aún eliminando la situaciones como esas y dejando que eso se cumpla solo con la piel de los labios, pues de todas maneras pasa uno a fregarse. No vayas a limpiarte la boca y tirar la servilleta a la basura, porque “indirectamente” vas a besar a más basura, unas ratas y a lo mejor hasta a algún pepenador que se está pasando de listo contigo…indirectamente. O ya de plano, no creo que a nadie le agrade la idea de que al besar a su novia está besando a todos sus ex-novios, a sus padres, mascotas, y lo que sea que haya besado…o la idea de que te estas besando indirectamente a tí mismo (aunque desgraciadamente conozco gente a la que no le desgrada del todo la idea). Para mi eso no ser bueno.

Vaya, creo que es todo lo que tengo que decir sobre el tema (la verdad es que si pusiera más cosas esto empezaría a ser aburrido). Les recomiendo que digan “NO” al contacto indirecto (aunque supongo que no faltara el zoquete que empiece a usar esta idea para fregarse a sus…¿amigos?). Es por salud mental, para no andar nomas pensando que a lo mejor estas besuqueando indirectamente los pies de “Pepe pepenador” en algun basurero.

Voy a procurar escribir más seguido, aunque sean cosas inutiles como estas…hay que hacerle honor a su nombre a esta mugre (al blog).

Por cierto, los japoneses están enfermos. Yo tambien, pero eso no es noticia.

Tags: , ,

El viaje, parte 3

Posted in Colaboradores, Personal, Tlacaélel on February 10th, 2009 at 23:34 by Tlacaélel

Si, para aquellos que dudaban, aquí llega la parte 3 de la crónica conocida como “El Viaje” (corresponde a las actividades realizadas el 24 de Julio de 2008).

Como mencioné en la parte dos el 24 en la madrugada (2:10 am) salimos de Ciudad Valles con destino a Zacatecas. Con tan solo dos palabras se puede describir nuestro deplorable estado ese día: cansados y sucios (en cuerpo y alma). Más sucios que cansados, diría yo. Como básicamente habíamos vivido en camiones esos dos días, no habíamos tenido acceso a una regadera (ni a una cama), lo que nos hacía altamente tóxicos en ese momento. Con decir que el indigente que dormía junto a nosotros en la terminal, tuvo que irse porque no aguantó el olor…no es cierto no se fue, murió y desvalijé su cadaver (despues revivió y me di cuenta que en realidad no era un indigente, era el Alexander). Eran dos tipos tan sucios, que la basura les escupía. Con todo, estabamos satisfechos.

Llegamos a Zacatecas temprano, como a eso de las 7 de la mañana (aproximadamente…ya empiezo a olvidar detalles) y tomamos un camión que nos llevó al centro. Como no sabíamos donde era el centro, nos bajamos donde no debíamos y caminamos un rato, esta vez buscando un lugar donde pudieramos al menos tomar un baño (aunque no fuera sábado). Con algo de suerte, nos topamos con un hotel que nos rentó un departamento por una noche cobrándonos solo la mitad del precio habitual para una habitación sencilla. Lo mejor de todo es que no perdimos nuestra dignidad para cerrar ese trato (no puedes perder lo que no tienes).

Una vez instalados y, por primera vez en días, limpios nos decidimos a empezar nuestra visita a la ciudad. El departamento no estaba muy céntrico, pero tampoco estaba tan alejado, lo que nos facilitó encontrar la avenida principal y seguirla hasta llegar a la catedral. Como ya se había hecho costumbre, nos paramos a pedir informes y tomamos el transporte turístico que nos llevó por la mencionada avenida mientras nos daban algo de información sobre que lugares se podían visitar, etc. La ciudad es bastante turística y fue muy fácil ubicar los sitios más importantes. Algo interesante es que todas las construcciones dentro del primer cuadro tienen que seguir una norma de materiales y diseño de fachadas para no perder la imagen de ciudad colonial. Una cosa que me gustó bastante es que los museos no cierran los lunes (como en la ciudad de México) sino que van cerrando a lo largo de la semana por turnos de forma que siempre exista un museo abierto al público sin importar el día. Otro dato curioso, es que esta ciudad tiene también una alameda sin álamos (nos dijeron que en México era la única alameda sin alamos, igual que en Querétaro, y que era un logro del cual estaban sumamente orgullosos…igual que en Querétaro).

Una toma de la ciudad

Aquí está una de tantas tomas de la ciudad.

El transporte turístico nos dió una muy buena idea de donde empezar: la avenida principal. Básicamente, hicimos el recorrido de esa avenida dos veces, una a pie y otra en el camioncillo. En la caminata nos topamos también con una caseta de información donde nos regalaron unos mapas, folletos y recomendaciones (casi esperaba que el chango nos ofreciera “si quieren ahorita mismo les tatuo ‘Amo Zacatecas’ y el dibujo de un corazón en el pecho o entrepierna”). Habíamos recorrido un trecho de la avenida cuando dijimos “vamos a la mina”.

El cerro de la Bufa

Desde la salida de la mina se ve el cerro de la Bufa.

Subimos a donde estaba la entrada a la mina, pagamos e inmediatamente nos dieron unos cascos que sirven para hacernos parecer imbéciles (si, aún más). El recorrido consiste en llevarte por lo que anteriormente fue una mina, pero con las comodidades de la vida moderna (básicamente, electricidad). Está bastante simple para ser un insulto la memoria de todos los mineros que murieron ahí (ya hasta tienen un antro muy exclusivo dentro y no se que diablos). Al menos el sitio tiene un museo con muestras de minerales, lo que hace que el recorrido no sea una pérdida total.

Idiotas con casco

Lo peor de todo es que pagamos para vernos así (lo de los cascos, la cara nel…esa si salió defectuosa sin soltar un quinto).

De la mina, saltamos al teleférico (que te lleva hasta el cerro de la Bufa), donde nos volvieron a sacar varo tan solo para arriesgar nuestra vida (sin necesariamente sentir el riesgo). El cerro fue mucho más interesante, sobre todo porque está el museo de la toma de Zacatecas y hay unas estatuas gigantescas de personajes como Pancho Villa y Felipe Ángeles. El museo está bastante informativo y ademas tiene datos muy completos sobre la Revolución Mexicana. Llegando por el museo puedes seguir subiendo hasta una cabina donde se toma información meteorológica. Se dice que está ahí desde tiempos de Porfirio Díaz (claro, en esos tiempos no servia para eso). Desde ese sitio pudimos hacer unas tomas bastante malas de la ciudad (serían buenas si fueramos fotógrafos).

Zoquete con ciudad al fondo

Un imbecil se coló en esa toma.

Alexander con la metralleta

Alexander tocando la pistola (no porno).

Pancho Villa

Pancho Villa se murió, pero su estatua nunca ha estado viva.

Felipe Angeles

Ojala la estatua se derrumbara sobre ese cabrón.

Bajamos el cerro a pie y, por otro golpe de suerte, encontramos un buffet de comida mexicana que estaba de pocas tuercas. Mientras tragábamos, en nuestras mentes solo podía cruzar la frase “pinches chinos, ya pueden meterse su comida por el trasero y regresar a su país (usando el poder del rollo primavera) sin que nadie los extrañe”. Esa comida era buena, y sabía aún mejor tomando en cuenta que habíamos estado viviendo de barras de cereal y comidas corridas mal servidas (en un lugar incluso nos dieron cucharas de plástico para comer la sopa y cuchillos de plástico para cortar la dizque carne).

El resto de la tarde nos la pasamos viendo monumentos históricos y jardines. Entramos a la catedral, a la cede del congreso a ver unos murales, caminamos un rato viendo fachadas y entrando a las iglesias. En una hasta había un cadaver al que estaban haciendole su misa (ahí me asusté, pense que el Alexander iba a perder el control e iba a lanzarse sobre el cuerpo). Tambien hubo sitios que queríamos ver pero a los cuales no pudimos entrar. Por ejemplo, en el camioncillo nos dijeron que “en este museo está una colección que antes era privada y contiene piezas arqueológicas de todo el mundo” pero cuando llegamos al museo pura pistola…ese era el día que cerraba (maldición).

Alexander en ruinas

Alexander está en ruinas.

Taco Envenenado

Aquí, lo importante era la placa, pero salió más visible lo del taco (y el niño que próximamente será la carne envenenada de esos tacos).

Museo Francisco Goitia

Intentamos robar visitar este lugar, pero estaba cerrado.

Esa noche dormimos en Zacatecas y al día siguiente partimos muy temprano. En definitiva ésta fue la ciudad que más me gustó, aún a pesar de los inconvenientes que tuvimos. Todavía en la mañana del 25 nos tomamos un par de fotos antes de irnos…ojalá algún día regresemos.

Arturo en la Oscuridad

Arturo en la madrugada (no ofreciendo ningún servicio, porque no ofrece servicios de ningún tipo).

Alexander en la Oscuridad

Lo mismo, pero al reves.

continuará

Tags: ,

Entremés

Posted in Colaboradores, If on February 8th, 2009 at 21:13 by If

Había prometido tener un post descente para hoy. Las cosas se han complicado, las ideas se fueron.

Ahora estoy a medias, la idea es la misma, pero no me agrada la segunda parte. Por eso, tendré que postergar la publicación del post.

Para amenizar esta porquería de intento de post, pongo una de las ideas que me han surgido ultimamente y que espero tratar en el post:

espada-augurioEl otro día mientras conversaba con un pua en desarrollo, llegué a la conclusió de que para ser un lovesan jaja PUA hay que tener integrado el poder de la espada del augurio para ver más allá  de lo evidente y ver pequeños detalles de los cuales sacar provecho, una capacidad que no creo poder desarrollar, jeje.

La vida es difícil a veces y hay que hacer algo bueno para que las cosas cambien mmm… como suicidarse o algo así, o tal vez salvar a las ballenas.

savewale

Sale, ahí luego.

Tags: