Ese público tan ingrato…

Posted in Colaboradores, Personal, Tlacaélel on December 17th, 2008 at 18:10 by Tlacaélel

Regresando a escribir en esta mugre, hoy quiero hablar de mi pobre interpretación de tres piezas musicales en público. El lunes de esta semana, fue día de recital en la casa de la cultura de Texcoco. La política del profesor, en cuanto a piezas a interpretar, es “sus tres de ley y las que quieran extra” (pero curiosamente nadie nunca quiere tocar más de tres). El caso es que por alguna razón que todavía no alcanzo a discernir, me pongo muy nervioso a la hora de pasar ante el público. Normalmente la riego mucho, pero en los recitales es tanto que a veces no se ni que está ocurriendo (de hecho, en esta ocasión se me olvidó el orden en que íbamos a pasar y entré tarde). En realidad, me he dado cuenta que me pongo nervioso antes de tocar hasta cuando estoy subiendo videos a la red (que conste que no he dejado de hablar de música).

Es difícil tocar como solista frente a un público. Sabes que todos te están viendo, prácticamente esperando que te equivoques (y en mi caso, no esperan mucho). Es otro de esos eventos a donde te sigue el payaso. Esa presentación me recordó el asunto “Mariano Osorio” (el cual se menciona en el primer comentario del post anterior). Lo que voy a contar, ocurrió ya hace mas de un año…

En noviembre del año pasado, me pidio el profesor Julián Castruita que participara en el interpolitécnico de lectura en voz alta. Ese año, le tocaba a la ESCOM ser sede y no había tantos participantes locales como hubieran querido en el departamento de extensión a la cultura (lo que no era bueno para el negocio). Aparentemente necesitábamos hacer un “buen papel” y, sin participantes, no iba a haber ni mal papel. La cosa es que al Lic. Torrijos se le ocurrió decir “pues que vayan de los talleres”, y como yo estaba en el taller de literatura tenía la obligación moral de ir (ademas era en la escuela, no podía ni decir que estaba muy lejos).

Yo la verdad fui muy a desgano, me habían avisado a última hora y ademas estábamos ocupados trabajando en el Trabajo Terminal (en ese tiempo ya, porque se acercaba la primera presentación) y no tenía nada de ganas. Por mala suerte para mi, el evento fue cambiado para despues de la presentación de TT y tampoco pude usar esa excusa.

Finalmente, llegó el día. Elegí para la primera ronda del concurso un fragmento de “Vivir para contarla” del Gabo, que por esos días acababa de terminar de leer. Leí, acabe en el tiempo exacto y todo pero la verdad no me sentí nada seguro. Como sea, pude llegar a la ronda final (nomas eran dos). En la segunda ronda teníamos que leer un texto al azar que nunca habíamos leído (al menos eso pretendían con ponerlo al azar), y posteriormente elegir a los ganadores. Me tocó un cuento de Kafka (cumplia con su objetivo, nunca lo había leído) y pasó sin mayor problema. Cuando acabó la ronda estaba seguro de que andaba por el tercer lugar, pero cuando salimos para que los jueces deliberaran varias personas se me acercaron para decirme “es tuyo, ya ganaste”, o “no puede ganar nadie más”, etc. A mi en lo personal me pareció mejor la lectura de otra chava (también de ESCOM), que pensé que iba por el primero. Llegó la premiación y quedé en segundo lugar, en primero un mono de ESCA y en tercero la otra ex-compañera que acabo de mencionar.

Pero, ¿por qué es el asunto Mariano Osorio? Eso vino despues. Posterior al concurso, otro día, estaba en el departamento de extensión a la cultura con el profesor Julian y el licenciado Torrijos. Presentes, pero hablando por su lado, estaban tambien la psycholoca y la vieja (la perra, diría el Lovesan) del servicio médico. Estábamos comentando del concurso (básicamente, me preguntó el profesor Julian “¿Cómo viste el evento?” o algo así), y al licenciado se le ocurrió decir “yo pensé que tu ibas a ganar, todos pensábamos que tu ibas a ganar”. En ese momento, no se porqué, la del servicio médico se dió por aludida, se me quedó viendo y respondió: “no, pero es que el que ganó tenía la voz como Mariano Osorio”. Poco le faltó para decir “y ese primate de ahí parece que habla con el trasero”. En mi cabeza pensé “pinche vieja”, porque cuando uno se está desangrando ella ni esta en su lugar (de hecho ahora que lo pienso, en ese momento no estába en su lugar), pero para aventar mordidas hasta se aparece donde no la necesitan. Por cosas como esa, digo que el público es ingrato.

Bueno, eso es todo por hoy. Ya complací al que pidió la anecdota de Mariano Osorio. Dejo una foto de mi en el concurso.

Arturo leyendo

Tags: , ,

Proximamente, perdiendo el tiempo

Posted in Colaboradores, Personal, Tlacaélel on December 6th, 2008 at 21:59 by Tlacaélel

Aparentemente me es imposible dejar de distraerme mientras hago la tarea de algoritmos, así que haré otra pausa para escribir un par de cosas. Debo comentar algo referente a mi futuro en el corto plazo.

Primero que nada, ayer fui al IIMAS a quedar como estúpido (lo que ocurre con la suficiente frecuencia como para minar la autoestima de cualquier persona) y detrás de la gaceta encontré información sobre el recorrido nocturno al Palacio de la Inquisición. Mi primer pensamiento fue “eso es para mi” (más como visitante que como víctima o verdugo) así que anoté el número telefónico mentalmente (es decir, anoté el número en un papel y me hice el propósito de recordar que lo había hecho para llamar después). Para mi desgracia, el recorrido es de cupo limitado y no alcancé lugar para hoy (T_T) … pero me informaron que hay otro la próxima semana, para el cual ya aparté lugar (^O^).

Otra cosa buena que pasó fue la inauguración de la exposición “Zares del Imperio Ruso” en el Museo Nacional de Antropología. Yo espero visitar la exposición en la semana del 15. Todavía recuerdo la de “Faraón, el culto al Sol”, me hicieron esperar tres horas en la fila para entrar (me quejo, pero lo volvería a hacer), lo que a mi juicio fue a causa de un grave error de organización por parte del personal del museo (que no esperaron que tanta gente llegara). Uno como quiera aguanta las tres horas parado, pero ¿y la gente mayor ?…en fin. La exposición de Persia tambien me gustó. De las exposiciones temporales esa ha sido la que más cosas nuevas me ha mostrado (casi no sabía nada cuando llegué) y me obligó a buscar más información por mi cuenta. La de España Medieval, ese es un caso triste…nunca llegué a la segunda parte de la exposición (que estaba en el Museo Nacional de Historia). La primera parte (en el Museo Nacional de Antropología) abarcaba desde el siglo V cuando los romanos aún tenían el “control” de Hispania, la instauración del reino Visigodo (interesante, los visigodos mantuvieron vigente la tradición romana y adoptaron la religión de Constantino hasta el siglo VII mientras en Roma el imperio se desmoronaba), la invasión musulmana (los musulmantes tuvieron presencia desde el siglo VII hasta el XV) y la reconquista bajo la religión católica, que se completó durante el reinado de los Reyes Católicos (lo que marca la unificación de los reinos de Aragón y de Castilla, terminando así con el último califato hacia 1492)*. Las exposiciones permanentes también merecen mucho la pena.

Diablos, de nuevo empecé a divagar. A, otra cosa que espero que ocurra es, si, otro viaje con la banda. Aún no sabemos a donde, pero esperamos que sea tan productivo como el primero (que no fue productivo pero si divertido). Hemos comentado que sería bueno seguir la ruta de la muerte (DF, Michoacán, Sinaloa, Chihuahua, Baja California Norte…si no lo captan es porque no leen el periódico). Si regresamos vivos es bueno, si regresamos en bolsas también es bueno (no hay pierde, es ganar-ganar). Por cierto, ya voy a escribir las últimas dos partes (la tres y la cuatro) del “El viaje” donde relataré las escalas en Zacatecas y Durango. Ya escogí las fotos pero se me ha pasado redactarlo. A ver si las publico simultaneamente.

Compré un libro más, “La rama dorada” de Sir James George Frazer. Según entiendo, este libro vale más que cualquier cosa que yo escriba en mi vida (como muchos trillones de textos más) por su impacto en el estudio de la religión y en la literatura. Al instante que supe que existía, supe que era mi obligación conseguirlo y asimilarlo (como un zombie sabe con los cerebros) sin importar lo que costara. Espero que en estos días que vienen de “vacaciones” tenga tiempo de leerlo sin sacrificar mucho tiempo de trabajo (de por si).

A si, y la semana del 15 creo que toca evento en la casa de la cultura donde yo interpreto tres piezas frente a un público, lo que es en definitiva no-bueno (sobre todo porque que cada día practico menos).

Ya, es todo. Ya escribí mucho de cosas inútiles…a, si, a los que preguntaron, por eso se llama “El Inutil”.

*Que rifado sería visitar España y ver el palacio de la Alhambra, donde “oficialmente” se dió fin a la guerra de Granada. Ay, tanto por aprender y tan poco tiempo.

Tags: ,

Desgraciados…

Posted in Colaboradores, Personal, Tlacaélel on December 4th, 2008 at 19:49 by Tlacaélel

Estaba perdiendo el tiempo en la red (como siempre) y encontré esta imagen. Por alguna razón desconocida para mi, tengo que re-publicarla. No se porque diablos me da risa. Maldita sea, ya se está haciendo demasiado constante esto de poner cosas no mías.

Perro salchicha

Tags: